Altas dosis de trabajo

Martes, 15 Julio   

Quienes ya tienen su panadería propia dicen que no basta con un solo negocio; hay que crecer y montar otros más que se complementen para poder estar a flote en el mercado.

“Si uno ve que le está yendo regular en uno, pues ahí tiene otro que ayuda para compensar”, dice una de las personas consultadas que ya tiene cuatro panaderías en 10 años de experiencia.

Agrega que su horario de trabajo es día a día desde las 6:00 a.m. a las 11:00 p.m. y que al año se toma tres días de descanso, si es que llega la oportunidad.

“La verdad, en esto hay altas dosis de sacrificio, porque es lo de uno, porque hay cuentas por pagar, una familia para sostener, no hay tiempo para enfermarse, sólo para madrugar a ir a trabajar. Además el negocio necesita de la presencia del dueño para que prospere, porque esto no se le puede dejar a alguien así como así”, sostiene.

Lo mismo dice otro panadero consultado, a quien su horario y trabajo hacen que se olvide hasta de los dolores. “Si descanso por mucho tres días al año, tiene que ser entre semana, porque el fin de semana hay que estar frente al negocio porque es cuando se suben las ventas”, dijo.

Todos coinciden en que para iniciar lo hicieron desde cero, con pocos recursos, sacaron al fiado las máquinas y los elementos y las pagaron a medida que avanzaban en el negocio. Ahora que quieren expandirse recurren a los bancos.

“Pero para comenzar tocó con muebles regulares, algunas cosas de segunda, pero con la ayuda divina y si uno es una persona buena, logra salir adelante”, manifestó una de las fuentes.